DRESS TO KILL. MARION COTILLARD



No solo es una de las mejores actrices de su generación, sino también, una de las más atractivas de todas. Tiene un gran estilo propio, aprovechando sus gustos por llevar ropa de diseñadores más avant garde como Maison Martin Margiela, Jean Paul Gaultier o sus siempre elegantes y geométricos trajes Christian Dior. Pero además, es rostro oficial de esa misma casa de moda, apareciendo de manera impecable en anuncios de sus bolsos Lady Dior. Marion Cotillard saltó a la fama mundial cuando interpretó a Edith Piaf en la biopic La vie en rose (2007), ganando el Oscar por su actuación, y además, llevando uno de los trajes más comentados de ese entonces: un ajustado modelo de Gaultier blanco en estilo sirena, con pequeñas formas que asemejaban escamas en su falda.


Hoy vive entre películas independientes y superproducciones de Hollywood, premiaciones y una vida junto al también actor francés Guillaume Canet; y en cada paso que da en alguna actividad oficial, es por lejos una de las más esperadas con trajes y galas que nunca defraudan. Hasta se dio el lujo de aparecer en uno de los últimos videos de David Bowie, The Next Day junto a Gary Oldman.


LE DESIGNER. TOM FORD'S FIRST GUCCI COLLECTION (1995)



Nada ha sido tan famoso, imitado e importante a la hora de marcar tendencias como lo fue la primera colección que Tom Ford ideó para Gucci en 1995. La temporada otoño/invierno estuvo marcada por un regreso a la estética de los '70, con camisas satinadas, abrigos coloridos y pantalones de terciopelo, en un estilo que según el diseñador consiguió observando el look de gente que salía a bailar y que siguieron famosas como Madonna -cuando se presentó en los MTV Video Music Awards de ese año-, y que además se hizo popular gracias a su campaña. Ford le pidió a sus amigos Carine Roitfeld -quien antes de ser directora de Vogue Paris era estilista-, y el fotógrafo Mario Testino -quien parece tener mucha más originalidad y osadía en los '90 que hoy-, que colaboraran creando una serie de fotos frescas y a la vez sofisticadas. El resultado: los '90 se vieron invadidos de una fiebre de sábado por la noche que alcanzó incluso el estilismo de videos como los de Pulp (ver Disco 2000 y sus protagonistas).