OLD SCHOOL. MR. T

Photobucket

Todos conocemos el gusto de algunos cantantes, especialmente los que provienen de la subcultura del hip hop, por las joyas llevadas al cuello. Este bling bling que se masificó a fines de los '70 y que hasta el día de hoy existe, tuvo su punto cúlmine a mitad de los años '80, cuando un personaje televisivo lo llevaba como ningún otro; gruesas cadenas doradas, adornos en muñecas y también un particular corte de pelo estilo mohicano, complementaban su actitud y figura, que emergió como un clásico de la cultura popular. Este personaje era Laurence Tureaud, o simplemente, Mr. T.

Photobucket

Junto a tres integrantes más, el programa televisivo The A-Team era un verdadero show de culto que nadie se perdía, donde el rol de Mr. T como Mario Baracus se robaba la película. Pero la llegada a la fama de Mr. T vino de la mano de otro héroe, esta vez del cine: en 1982, la tercera parte de la saga de Rocky, lo mostró como el enemigo número uno de Balboa, Clubber Lang, el mismo que casi lo mata en el ring; además, en 1985 se unió a Wrestlemania junto a Hulk Hogan. Desde ese momento, su consolidación vino con la serie de televisión, la que lo mantuvo durante toda la década como el personaje con más actitud del mundo.

Photobucket

Mr. T siguió aumentando su popularidad a través de merchandising, como figuras de acción, loncheras, hasta comerciales de televisión y apariciones como el Santa Claus de la Casa Blanca de los Reagan. Pero entrados los '90 su fama se desvaneció, y solo hasta el remake para la película de The A-Team (2010), el mundo recordó nuevamente quién era el rey del bling bling y la acción.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...